compulsión al comer

Compulsión al comer: riesgos y cómo evitarla

La compulsión al comer conlleva muchos problemas para la salud, por lo que es importante que sepas cómo evitarla

Los trastornos correspondientes a la alimentación seguramente nos traigan a la mente a los adolescentes, que de manera desenfrenada tratan de adaptarse a una sociedad que cada vez les exige más. Sin embargo, comer la compulsión al comer no tiene que ver ni con la edad, ni con el nivel social o económico ni tampoco con el sexo.

El origen del trastorno de la compulsión al comer

Actualmente se conoce que cuando existe compulsión al comer se debe a varios factores. Por una parte, hay que indicar que la genética tiene un preponderante papel en este hecho.

Y que han sido identificado ciertos genes los cuales son predisponentes para que las personas emocionalmente tengan reacción en cuanto a la comida.

El medio ambiente en el cual se encuentra la persona, de la misma forma se convierte en una perfecta tormenta para que la persona se predisponga a seguir a sus impulsos a comer compulsivamente.

¿Cómo saber si padeces de compulsión al comer?

El hecho de comer compulsivamente, resulta que se encuentra registrado dentro de las estadísticas del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, dentro de los criterios de estos diagnósticos en el número 5.

Siendo que para que se establezca el diagnóstico se enmarcan:

El que se coma en una cantidad que sea mayor, o con una frecuencia considerada como fuera del rango normal.

Tener pérdida del control acerca de los alimentos que sean ingeridos. Cuando no se puede dejar de comer, aun cuando se sienta lleno de forma excesiva, o comer hasta que ya no se puede más.

Buscando consuelo en la comida

Generalmente, cuando las personas comen por compulsión se encuentran buscando en la comida algún consuelo.

Siendo el caso que se convierten en desencadenantes diversas situaciones que ocasionan:

Teniendo muy en cuenta que, dado a que los efectos que ocasionan en el sistema nervioso, son similares a los efectos que producen drogas tan fuertes como la cocaína o la heroína.

Así es que, tanto el azúcar como la grasa se convierten en alimentos capaces de generar sensaciones momentáneas de placer. Al igual que generan efectos sumamente adictivos, es por ello que recurren a comer compulsivamente para que sean ahogadas las penas.

Encuentra una solución para la compulsión

Luego de que se detecte el problema, lo que resulta de mayor importancia es que se le busque la debida solución. Es cierto que aquellos casos que sean de mayor gravedad deberán recurrir a tratamiento de tipo psicológico, mediante alguna terapia de tipo cognitivo conductual.

Inclusive en ocasiones hasta con la administración de algunos medicamentos. Sin embargo, son muchas las cosas que puede hacerse a fin de combatir la compulsión de comer. Es por ello que se debe considerar lo siguiente:

  • Desayunar todos los días a primera hora
  • Tener a mano siempre una merienda saludable frutas o barra de proteína o similares
  • De sentir impulso por comer tomarse un vaso de agua bien grande
  • Practicar una rutina de ejercicios diariamente
  • Evitar sobre todo dietas que sean bajas en calorías

Es posible que tome tiempo y práctica que se controle la compulsión al comer, pero lo importante es dar el primer paso y tener la voluntad de continuar hasta lograrlo. ¡Vamos, que sí se puede!

1 comentario en “Compulsión al comer: riesgos y cómo evitarla”

  1. Pingback: Dieta equilibrada sin renunciar a lo que te gusta - néos diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba